Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Induccion Miofascial

La Fascia y la Inducción Miofascial

La importancia de la fascia

La medicina a lo largo de los últimos años ha sabido analizar el cuerpo humano por especialidades e incluso dentro de cada especialidad especializándose en zonas o partes. Este dato ha permitido a la medicina avanzar muchísimo en su conocimiento específico, pero se olvida muchas veces “pegar todo en una sola unidad”.


La fisioterapia una ciencia mucho más joven que la medicina y particularmente algunos aspectos de la fisioterapia como la terapia manual están buscando la unificación de la dinámica corporal. No nos referimos sólo a la unificación del movimiento a nivel articular y muscular, sino a la unificación de todos los sistemas, y la única estructura que está presente en todas las partes del cuerpo unificando todos los sistemas corporales es el tejido conectivo.

La fascia se manifiesta como una forma del tejido conectivo, con una gran capacidad de unificar no sólo mecánicamente sino tal vez lo más importante: funcionalmente.

Esto quiere decir que la fascia sirve al sistema nervioso central para que realice sus tareas de una manera muy eficiente.

Cuando realizamos un movimiento cualquiera se mueve una víscera, una arteria, una vena, los músculos, las articulaciones, el sistema linfático y todo esto bajo órdenes del cerebro lo está realizando justamente la fascia.

El tratamiento del sistema fascial hasta hace muy poco estaba olvidado por cualquier razonamiento clínico dentro de fisioterapia. En los últimos años se han realizado importantes e internacionales congresos de investigación sobre la fascia. Lo que nos imaginábamos muchas veces en relación con la experiencia clínica solamente, hoy en día lo está afirmando ya la ciencia con los estudios de anatomía, fisiología y neurociencia que nos están dando las respuestas de cómo se comunica el sistema nervioso central con el sistema fascial y cómo actúa la fascia bajo esas órdenes de nuestro cerebro.

El tratamiento miofascial nos da ese vínculo un tanto olvidado no solamente de recibir una información sino de tratar de precisar esa información, administrarla en rincones más “íntimos” de nuestro cuerpo y luego analizarla. La fascia de una u otra manera es la estructura que permite esa unificación pues comparte con el sistema nervioso central una actividad de muchísima importancia que es la plasticidad o adaptación, o lo que es lo mismo, es responsable de que el cuerpo independientemente en qué condiciones se encuentre puede adaptarse a las nuevas realidades. Es por tanto la estructura fascial y su comportamiento la que ayuda a nivel periférico y de manera continúa a nuestro sistema nervioso central en esa tarea de adaptación.

¿Qué es la inducción miofascial?
Es la parte de la terapia manual que trabaja el sistema fascial. El sistema fascial es ese tejido conectivo que está formado por  colágeno, elastina y matriz extracelular, elemento éste último  que es muy importante puesto que en él se realizan gran cantidad de intercambios intercelulares e intracelulares.
La inducción miofascial es un proceso simultáneo y continuo de evaluación y tratamiento. Es una terapia manual con la que buscamos el equilibrio tensional del sistema miofascial. Con ella buscamos redistribuir la coordinación del sistema fascial. Es como el reconstituyente intersistémico del individuo en su conjunto.

¿Qué es el síndrome del dolor miofascial?
Normalmente la fisiopatología del sistema fascial es la retracción, lo cual generaría dependiendo del tejido al que está envolviendo una alteración funcional de dicho tejido (locomotor, visceral…)  y evidentemente sintomatología (dolor).
Puede considerarse también como un estado previo a la enfermedad en el que se altera el movimiento, la estabilidad, la coordinación y en definitiva el equilibrio corporal.
Se produce por tanto una alteración tensional entre sistemas, produciéndose una densificación de la matriz extracelular con la consecuente falta de transmisión entre estructuras.

En que patologías se obtienen mayores beneficios
En general y debido al carácter, comportamiento y función de la fascia se obtienen beneficios obviamente tanto en problemas agudos como crónicos de diferente etiología.
Además permite al fisioterapeuta a definir aquellas patologías que no salen en una analítica o en una prueba de diagnóstico por la imagen, dando una gran versatilidad del razonamiento clínico y ocupando un espacio hasta ahora vacío, pues nos da una visión más global.

En España contamos con los mejores estudiosos y especialistas en el tratamiento fisioterápico del sistema fascial, encabezado por Andrzej Pilat y su escuela de terapia miofascial Tupimek, siendo la formación de los profesionales de fisioterapia teatinos realizada directamente por él mismo y los profesionales que lo rodean (habiendo cursado hasta el nivel II y a la espera de cursar el último nivel complementario a la formación).

Fisioterapia Teatinos

Desde 2006 ofrecemos servicio profesional de fisioterapia en el que destaca el trato personalizado a nuestros pacientes. Nuestro trabajo se caracteriza por sesiones de larga duración, combinando la terapia manual con los últimos avances tecnológicos

¿Quieres comprobarlo?
Pide cita en el 952 28 9712

Contacto

Required*
 

Facebook